Defensoras

Están al frente. Juntas. Aplaudidas y admiradas por su valentía y arrojo, también atacadas y acosas en ocasiones por quienes optan por conjugar la destrucción. Las defensoras de derechos humanos en la región de Mesoamérica, luchadoras frente a las múltiples estructuras de poderes y de discriminaciones, tejen una labor silenciosa, tenaz, consistente y generosa, pero apenas mencionadas cuando son atacadas o asesinadas. Este especial trata de esbozar sus historias, sus desvelos, sus estrategias, sus miedos y sus fortalezas, también sus aprendizajes, derrotas y victorias.

 

Este #PikaraLab se realiza en conjunto con la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras, JASS y el Fondo de Mujeres Calala.

“Mamé rebeldía, resistencia y resignificación”

Acuerpada, “maya y feminista”, Lolita Chávez, defensora de los derechos de los pueblos originarios en Guatemala, manteniene una oposición radical contra las transnacionales energéticas que recolonizan territorios en Mesoamérica.

Seguir leyendo...

Una madre busca a su hija

Milynali fue desaparecida hace cinco años. Su mamá dejó su tranquila vida para buscarla. A ella, y a los miles de hijos e hijas que han sido desaparecidos por autoridades y criminales desde que el Gobierno mexicano militarizó la seguridad del país. Ahora, forma parte del proyecto Ciencia Forense Ciudadana.

Seguir leyendo....

 

La papaya más sabrosa jamás probada

Morena Herrera, activista salvadoreña para lograr la legalización del aborto, entre otras luchas, busca vías de escape para reponerse de la dura pelea contra la violencia estructural y patriarcal que sufren las mujeres defensoras. La pelea colectiva y los pequeños detalles aportan grandes dosis de sanación.

Seguir leyendo...

Francisca Ramírez: "El Estado de Nicaragua se ausenta con el pueblo"

Nicaragua: el Estado acecha a las defensoras de derechos humanos. 

Un trabajo de OndaLocal

Suecia acoge a la primera refugiada política por género

 María Teresa Rivera huyó de El Salvador tras cuatro años en prisión. Sufrió un parto extrahospitalario precipitado y, asediada por una Justicia conservadora, decidió huir de lo que considera “una violación de derechos humanos por el hecho de ser mujer y pobre”

Sigue leyendo...