Cándida Hipólita: “No quisiera que nadie sufriera como yo”

Cándida Hipólito tuvo un novio, pero nunca sintió el cariño de un hombre. Cuenta que "ese calor" lo sentía al acercarse a sus amigas. Después de más de 25 años de convivencia con la que era su pareja, tras la muerte de esta, tiene que enfrentarse a su familia, que nunca aceptó su relación, para que puedan cumplirse los derechos de la hija adoptiva que tenían en común: "No quisiera que nadie sufriera como yo", dice. "Estoy viviendo una situación desesperada. Lo que estoy reclamando es para mí hija. Nos han quitado el terreno que trabajamos, las placas que pagamos con tanto esfuerzo"

Estremecedor el testimonio de Cándida.